LA ASTROLOGÍA, MECANISMOS CUÁNTICOS DEL INCONSCIENTE COLECTIVO 

LA ASTROLOGÍA, MECANISMOS CUÁNTICOS DEL INCONSCIENTE COLECTIVO 
octubre 26, 2017 juantrigo
In OTROS

 

La astrología nació en la prehistoria; en las épocas en las que nuestros antepasados que comenzaron a andar solamente con dos patas pudieron levantar la vista al cielo y darse cuenta de la Luna y las estrellas. Disponemos de varios vestigios en forma de petroglifos, datados en decenas de miles de años por el método del Carbono 14, en los que se reproducen las fases de la luna.

Desde sus orígenes la conciencia colectiva ha ido desarrollando un cada vez más complejo entramado de deducciones sobre la influencia en nosotros a partir de la observación directa de los cuerpos celestes. Las bases de la astrología védica se remontan a la datación de las grandes epopeyas del Mahabarata y Ramayana, es decir a unos 10.000 años, por lo menos. La astrología grecolatina que utilizamos en Occidente se fue sintetizando en Babilonia por lo menos hace 4 o 5 mil años. Ese complejo mundo de experiencias empíricas constituye un rio en sí mismo que fluye en el inconsciente colectivo y que ha ido abriéndose camino a pesar de las prohibiciones, y en la actualidad a pesar del descrédito, como el agua que busca siempre una grieta por la que seguir alimentando una forma de vida.

La pregunta que yo me hice hace muchos años en alguna etapa de vaivén en mi estudio de la astrología, impulsado por mi espíritu crítico que me dicta dudar de todo lo que no puedo comprobar (que es casi todo), saliendo al paso de la polaridad que me planteaba, racionalismo y credulidad (que existe también en mis conductas mentales) tiene un enunciado reduccionista muy simple, pero muy preocupante a la vez: “¿Será que la astrología funciona porque queremos que funcione?”.

Resulta como la necesidad de creer en Dios o negarlo (otra forma de religión, esto último), ya que las estructuras doctrinales están implantadas en nosotros por la etérea vía del inconsciente colectivo y sus infinitas conexiones masivas, tanto para compartir como para atacar. Basta con observar los movimientos tipo campo de cereal agitado por el viento de las mareas humanas, conducidas ora por aquí, ora por allá, con una disciplina innata a su pesar y que responde escasamente a un mínimo sentido crítico.

Análogamente miramos al cielo o a una Carta Natal y se ponen en marcha los resortes aprendidos por la cultura, ya sea para atacar la astrología como para refugiarse en ella. El origen mental es el mismo, solo que afectado por la dominante en la manifestación humana: la dualidad.

Trato de decir que probablemente la astrología la hayamos inventado nosotros, como cualquier otro sistema de creencias, para explicarnos nuestra presencia aquí, en el microuniverso en el que habitamos.  Y al igual que todo lo demás en el planeta humano. Sin embargo, aunque solo sea producto de nuestra creación mental, dirige nuestras vidas, como cualquier otra creación mental.

 

Juan Trigo | Octubre 2017

 

¿Te interesa tener una consulta con Juan Trigo? Escribe a consultas@juantrigo.com

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*