La fe, un arma de doble filo

La fe, un arma de doble filo
agosto 8, 2011 planocreativo

La fe es absolutamente necesaria para emprender el camino o elegir las enseñanzas de un maestro, pero se vuelve un pernicioso enemigo cuando se convierte en costumbre, pereza y demás formas de miedo.

Un buscador acepta la invitación de las enseñanzas con fe incondicional, pero no se apoya en ella permanentemente para que su espíritu crítico siga intacto y puede aflorar en su momento cuando esa fe que le ha llevado a ejecutar lo que las enseñanzas le pedían ha dejado paso a la observación objetiva, y de ella a captar información, paso previo al acceso al Conocimiento, es decir a la libertad.

Un buscador empieza el camino con fe, pero deja intacto su espíritu crítico para analizar la información que va encontrando, de forma objetiva. Mantener la fe como única guía en el camino provoca que veamos las cosas de forma subjetiva, y como su mismo nombre indica es una forma de ver las cosas que depende de las emociones del sujeto, no de cómo son las cosas realmente. Y eso es precisamente el problema, darse cuenta de la realidad de las cosas. Eso es el acceso al conocimiento.

Lean este cuento que ejemplifica la actitud del buscador:

Había una vez un cerrajero al que acusaron injustamente de unos delitos y lo condenaron a vivir en una prisión oscura y profunda. Cuando llevaba allí algún tiempo, su mujer, que lo quería muchísimo se presentó al rey y le suplicó que le permitiera por lo menos llevarle una alfombra a su marido para que pudiera cumplir con sus postraciones cada día. El rey consideró justa esa petición y dio permiso a la mujer para llevarle una alfombra para la oración.

El prisionero agradeció la alfombra a su mujer y cada día hacía fielmente sus postraciones sobre ella. Pasado un tiempo el hombre escapó de la prisión y cuando le preguntaban cómo lo había conseguido, él explicaba que después de años de hacer sus postraciones y de orar para salir de la prisión, comenzó a ver lo que tenía justo bajo las narices. Un buen día vio que su mujer había tejido en la alfombra el dibujo de la cerradura que lo mantenía prisionero. Cuando se dio cuenta de esto y comprendió que ya tenía en su poder toda la información que necesitaba para escapar, comenzó a hacerse amigo de sus guardias. Y los convenció de que todos vivirían mucho mejor si lo ayudaban y escapaban juntos de la prisión. Ellos estuvieron de acuerdo, puesto que aunque eran guardias comprendían que también estaban prisioneros. También deseaban escapar pero no tenían los medios para hacerlo.

Así pues, el cerrajero y sus guardias decidieron el siguiente plan: ellos le llevarían piezas de metal y él haría cosas útiles con ellas para venderlas en el mercado. Juntos amasarían recursos para la huída y del trozo de metal más fuerte que pudieran adquirir el cerrajero haría una llave. Una noche, cuando ya estaba todo preparado, el cerrajero y sus guardias abrieron la cerradura de la puerta de la prisión y salieron al frescor de la noche, donde estaba su amada esposa esperándolo. Dejó en la prisión la alfombra para orar, para que cualquier otro prisionero que fuera lo suficientemente listo para interpretar el dibujo de la alfombra también pudiera escapar. Así se reunió con su mujer, sus ex-guardias se hicieron sus amigos y todos vivieron en armonía. El amor y la pericia prevalecieron.

Juan Trigo, en CRISIS ECONÓMICA 2010

Comments (0)

  1. Profa. Elizabeth Vargas 6 años hace

    Hay un pasaje bíblico que expresa que la fe sin obras es muerta o sea que la fe es necesaria, pero también la acción para lograr nuestros sueños, metas y deseos. Saludos!

  2. Juan trigo 6 años hace

    Fe y acción, hermanas menores de Amor y Conocimiento

  3. Normamaria 6 años hace

    cambiar la cárcel que nos rodea, tal vez hace falta” unión de almas,”
    (pertenecer), y un medio maestro, esa mágica llave, construida de metal precioso, mezcla de amor, sabiduría, certeza de los fines, paz y libertad , basada en necesidades básicas satisfechas de los que me rodean, etc.. etc … etc…

  4. Normamaria 6 años hace

    estoy leyendo a ,,y descubriendo a Simone Weil

  5. Juan trigo 6 años hace

    Simon Weil ha pasado de lado sin tocarme… hasta ahora. ¿Podrias compartir con nosotros algun pensamiento de la filósofa de Paris?

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*