LOS HOROSCOPOS DE PERIODICOS Y REVISTAS

LOS HOROSCOPOS DE PERIODICOS Y REVISTAS
enero 26, 2016 juantrigo

Horoscopos

Vayan por delante mis respetos para quienes realizan horóscopos de periódicos y revistas, algunos los conozco y su intención no es puramente mercantil sino divulgativa y sobre todo para cubrir una necesidad de mucha gente que lee los horóscopos como una herramienta para aclarar ideas y tratar de despejar confusiones o simplemente para divertirse, que también es una necesidad. Siempre he dicho que los horóscopos de periódico o revista no son un fraude o un engaño, simplemente son visiones muy generalistas y que solo pueden aplicarse a la persona que las lee de una forma indicativa para un clima global, pero nuca de forma rigurosa y por tanto este lector hará bien en no tomar decisiones importantes a la luz de esas previsiones, porque afectan a un conjunto muy amplio de la población.

Dicho esto me gustaría referirme a la conferencia que dio mi colega y amigo, el astrólogo italiano Claudio Cannistra, en uno de los congresos de la Sociedad Española de Astrología, que presido, acerca del origen de los horóscopos, a mi juicio no tan merecedora de elogio como la actividad descrita en el párrafo anterior. A principios del siglo pasado aparece la astrología en la vida pública europea y americana, surgiendo de las tinieblas en las que la había recluido la Inquisición, de la mano de dos astrólogos, por un lado Wilhelm Perl, riguroso, austero, dotado de un profundo conocimiento, conocedor de que abrirse camino por el saber astrológico es ciertamente complejo, difícil y requiere dedicación, y por otro Alan Leo seudónimo (sacado de su signo solar) de William Frederick Allan, quien se desanimó pronto en sus estudios ante la complejidad de gran parte de la astrología y lo inaccesible que era para el estudiante medio. Debido a esto, se propuso simplificar drásticamente la astrología, a fin de facilitar su difusión, aprendizaje y práctica. Un ejemplo de esta simplificación fue su enseñanza de que el significado de ciertos signos, las casas y los planetas son esencialmente similares e intercambiables, casi al punto de ser la misma cosa o que tengan el mismo significado, lo cual como es obvio constituye una inútil y burda simplificación.

Pero lo que nos ocupa aquí es que Alan Leo descubrió un modo de ganar dinero rápido y fácil con otra de sus simplificaciones: los horóscopos diarios o periódicos. Apoyándose en sus contactos con la masonería, la Sociedad Teosófica y otras sociedades secretas que proliferaron en aquella época, empezó a publicar esos horóscopos. Básicamente estas predicciones se basan en las posiciones diarias de la luna en relación con los demás planetas. Como se puede ver, como estas previsiones no se pueden referir a parte alguna de una Carta Natal porque cada Carta se define por una hora de nacimiento exacta en horas y minutos por lo menos, es por ello que solo son predicciones aplicables a una población de personas residentes en una ciudad concreta.

En fin, Alan Leo y su esposa disfrutaron de una vida desahogada económicamente por la novedad de la divulgación de la astrología y por el uso que sus simplificaciones lograron abarcar una gran clientela. Hicieron varios viajes a la India, en uno de ellos Alan Leo trato de incorporar algunos elementos de astrología hindú a la occidental, como el uso de los decanatos, que usamos con bastante frecuencia, pero había simplificado tanto el saber astrológico para facilitar su actividad mercantil que perdió profundidad y precisión. Como cualquier moneda tiene dos caras (salvo las de los tramposos que tienen la misma cara por ambas partes) el mérito de Alan Leo fue dar a conocer, como decíamos al principio, la astrología, rescatándola del ostracismo al que la Inquisición Vaticana la había relegado desde el siglo XVII, y divulgarla, permitiendo a la gente descubrir esta poderosa herramienta de autoconocimiento, a condición de que ese autodescubrimiento sea utilizando la astrología de forma rigurosa y completa.

Juan Trigo

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*