LOS INCONVENIENTES DE CONFIAR EN LA FANTASÍA

LOS INCONVENIENTES DE CONFIAR EN LA FANTASÍA
enero 29, 2018 juantrigo
In ASTROLOGÍA

El que os escribe es autor de novela fantástica y de ciencia ficción. Podéis leer algún ejemplo pinchando en: https://juantrigo.com/category/novelas/. Y sin embargo en mayor o en menor medida siempre he mantenido un cierto espíritu crítico en lo relativo a temas trascendentes como la astrología, porque para mí es un objetivo y no un escape, como lo primero. Me tomo las cosas de lo que está por encima de las apariencias de lo cotidiano con mucha seriedad; a los 15 años quise entrar en el seminario para ordenarme misionero, luego tomé otros caminos, como el budismo tibetano, el sufismo, etc., siempre estimulado por la búsqueda de donde estamos y lo que somos realmente.

 

El elemento fantástico en trascendencia, es decir, la revelación de verdades últimas en base a la necesidad que tenemos de que algún avatar nos resuelva lo que nuestra mente mantiene en cautividad, tiene sus  molestos inconvenientes. En primer lugar nuestra credulidad acepta cualquier fantasía esotérica con tal de que venga decorada con los códigos del momento. En los años 60 tuvo mucho efecto lo que se decoró con  nombres sánscritos, “swami”, “ananda”, etc. Hace unos años empezaron a construirse palabras compuestas (que no reproduzco exactamente aquí para no ofender buenas intenciones) por ejemplo “astro-síntesis-evolutiva-interior…”. Más tarde se está haciendo incidencia en lo fácil que es alcanzar la felicidad personal, en lo obvio que resulta hacer lo que a cada uno le dé la gana (supongo como desviación de los atributos de Acuario evocándolos por encontrarnos al parecer en la era del mismo signo). Podemos hacer apuestas acerca de los códigos comerciales que han de venir.

 

Hablo en primera persona porque a lo largo de la primera mitad de mi vida me he dejado tentar por no pocos de esos códigos de venta de salvoconductos para la eternidad. Me creí lo del “aprenda zen en 15 días”, como si el zen se aprendiera en lugar de ser una forma de vivir. Me apunté a cursos de alcanzar la iluminación en 12 sesiones de fin de semana, para descubrir luego que ocurren diversas formas de iluminación todos los días y que cada una de ellas va componiendo la totalidad de nosotros mismos hacia esa iluminación que, como dijo Kristnamurti, no hemos de preocuparnos porque nacimos a los pies del maestro.

 

De lo que me atrevo a hablar con más conocimiento de causa, es de astrología, y me gustaría transmitirles una recomendación clave y sobre la que pueden fundamentar su camino hacia el descubrimiento de esta ciencia milenaria: COMPRUEBENLO TODO EN SU QUEHACER COTIDIANO, EN LO QUE TENGAN MAS A MANO Y NO PUEDA ESCONDER CUALQUIER FORMA DE CONFUSIÓN.

 

La propia complejidad de la ciencia y su capacidad de dar respuestas desde lo más simple a lo más trascendental, provocan dos tipos de inconveniente: aumentar todavía más los elementos en juego y multiplicar las referencias a supuestas naturalezas y entidades relativos con el mundo divino.

 

Respecto de lo primero, no me parece a mí una incomodidad ir añadiendo nuevos elementos, nombres poco usuales, metodologías de última hora, adaptaciones modernas de formas antiguas, si suponen realmente una novedad avalada por la suficiente investigación práctica, y no producidas por una necesidad comercial o utilizar otros nombres para lo que ya sabemos. La misma publicación de la primera Teoría de la Relatividad de Einstein supuso la revolución que conocemos todos, y, como la mayoría de los descubrimientos científicos de impacto, no fue aceptado por la universidad imperante en la época, hasta más tarde. Pero Einstein no pretendía impresionar a nadie ni a ningún mercado sino expresar lo que estaba empezando a descubrir. Bienvenidos sean nuevos sistemas de cálculo predictivo, nuevos métodos de interpretación, siempre que se sustenten en la comprobación práctica y hayan sido elaborados con sentido común.

 

En cuanto a las referencias esotéricas y sobre todo kármicas, en mi opinión hay que ir con mucho cuidado, simplemente porque no podemos comprobarlas en la práctica, y por ello se prestan a diversidad de interpretaciones, que si las decimos con suficiente autoridad y decoradas con nombres de moda, nuestro cliente se las va a creer sin pestañear. Personalmente he trabajado este tema en astrología con las clásicas interpretaciones de la Carta Natal aplicada a la vida anterior, y  también me he sometido a regresiones hipnóticas volviendo a una vida anterior para revisar un tema concreto y lo que puedo decir es que una vez entendido el tema ya está, queda ahí; no como una simple curiosidad, porque la información que saqué fue útil, pero suficiente no hay que darle más vueltas, está clasificado y sigo con mi vida actual.

 

Además, en mi opinión, el explicarnos comportamientos de nuestra vida presente en base a débitos o faltas que tuvimos en otras vidas puede tener el riesgo de conformarnos con esas explicaciones y dejar de trabajar nuestras limitaciones actuales con el fin de superarlas y vivir una vida más creativa. Tales explicaciones kármicas puede utilizarse como autoengaño para justificar conductas que nos destruyen y que por tanto bloquean la capacidad de luchar para conocernos mejor.

 

La principal incomodidad es perder un tiempo precioso que podemos emplear en aprender de nuestros errores de ESTA vida y sacarles la enseñanza con la que siempre vienen acompañados, especialmente porque tenemos la posibilidad de comprobar los hechos hasta más sutiles detalles. Nuestras vidas presentes están llenas de enseñanza y la práctica de la predicción astrológica nos da unas claves valiosísimas para interpretarla.

 

Juan Trigo

Enero 2018

 

 

Comments (2)

  1. Paco Bou 3 meses hace

    Se puede decir más fuerte, pero no más claro. ¡Genial!

    • Autor
      juantrigo 3 meses hace

      Muchas gracias Paco. Vosotros me inspirais con vuestros artículos. El de la Alarma Social no tiene desperdicio. Gracias

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*