TODO VA A ESTAR BIEN, PORQUE ESTAMOS PONIENDO EL ESFUERZO ADECUADO.

TODO VA A ESTAR BIEN, PORQUE ESTAMOS PONIENDO EL ESFUERZO ADECUADO.
enero 31, 2018 juantrigo
In OTROS

Entre lo de que mirar para otro lado no hace que los problemas desaparezcan y obsesionarnos en que el esfuerzo lo consigue todo por sí mismo, hay algunos puntos medios interesantes.

 

Decir que todo va a estar bien y confiar en que el Universo proveerá, evocando aquella cura bíblica de que “las aves que pululan por el campo ni siembran ni siegan pero Dios las mantiene alimentadas” no supone que esas aves se queden tranquilamente en el nido esperando que la comida caiga del cielo sino que están constantemente yendo de un lugar a otro desde la salida del sol hasta el ocaso. Y tampoco supone que vaya preferentemente al pedregal en busca de comida sino donde vean que hay verde. En mi opinión hay un punto medio entre el “dolce far niente” (dulce no hacer nada, en italiano) y la cultura del esfuerzo por el esfuerzo.

 

En la práctica de la predicción astrológica disponemos de muchas claves para emprender un esfuerzo consciente, no cualquier esfuerzo sino el que creamos más adecuado, que incluso a veces supone no actuar porque cualquier esfuerzo seria en vano.

 

Cuando analizamos las predicciones del año y del momento podemos clasificar según los aspectos que veamos, en retos interesantes que nos pueden ofrecer oportunidades de crecimiento, dificultades de confusa definición, palos en las ruedas que habrá que ver cómo habremos para no tropezar, rocas en el camino que habrá que sortear o sombras que dejaremos pasar. En todo caso se trata de temas que hay que hacer frente de alguna manera, incluyendo esquivarlos o dejar que su capacidad de agresión pierda potencia por si sola y nos deje tranquilos. En este respecto, no todos los problemas y dificultades vienen acompañados por una enseñanza valiosa, a veces son simplemente tormentas de verano que haremos bien en esperar que despejen.

 

Técnicas como Direcciones, Tránsitos, Lunaciones y Revolución solar albergan una riqueza múltiple de indicaciones, como la brújula y el compás en el mapa para el navegante. Luego está su pericia en aprovechar esas indicaciones. A propósito, valga la analogía de recordar que cuando aún no se hubo inventado la brújula, los marinos en la antigüedad se guiaban por las estrellas.

 

Con ayuda de esas técnicas  nos construimos una gráfica (el mapa del navegante) de aspectos por días y meses que nos ayudan prever cuando habremos de tomar decisiones y de qué envergadura serán. Y con esta gráfica podemos decidir sobre qué asunto prestar más atención y sobre qué otro no inmutarnos, o escoger alguna vía alternativa según, también, los aspectos “aliados” (los llamados buenos aspectos). En fin, también sucede que este año la navegación transcurren en un cima de bonanza y la travesía será como un crucero de placer.

 

Enero 2018

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*