Como resulta muy difícil transmitir que las interpretaciones de una Carta Natal obtenida mecánicamente, es decir, directamente de una web y sin el intercambio personal de un astrólogo y su constante, son altamente perjudiciales si uno se las cree, ofrezco una consulta en profundidad de una hora de duración, gratuita y por sorteo entre mis seguidores de redes sociales.

Un poco de historia de las interpretaciones mecánicas. Recuerdo que en 1965 apareció en el mercado de la astrología una empresa en París dotada de ordenadores muy potentes por aquella época que iniciaron la venta de interpretaciones de Cartas Natales sin otro requisito que enviar los datos y pagar. En aquella época todo se hacía por correo postal, pues lejos estaba el mundo “on-line”. Recuerdo muy bien que recibí un paquete de hojas de impresora en continuo de las que tenían agujeritos en los lados, cargadas de datos y texto, y recuerdo especialmente que sólo cuadraban las cosas de modo exageradamente superficial. Años más tarde descubrí prácticamente porqué. Era en 1995 que el creador del programa Astrocalc, Colin Miles, a quien conocí en 1982, en su laboratorio de Hemmel Hempstead, un arrabal de Londres, me propuso traducir al castellano el programa y representarlo para España y países de habla hispana. Acepté, traduje el programa y del banco me enviaron un datáfono para cobrar por tarjeta las ventas del programa.

Hasta aquí todo bien. Un par o tres de años más tarde, cerca del 2000 Colin me dijo que las interpretaciones mecánicas estaban arrasando el mercado y necesitaba incorporar al programa varias funciones de textos de interpretación. Yo me resistí y Colin me dijo que él llevaba tiempo resistiéndose, pero los “vientos del cambio” (que diría Asimov) nos iban a expulsar del mercado. Y entonces entendí bien de que se trataban esas interpretaciones mecánicas porque yo mismo traduje los textos y ayude a su inserción en el programa.

¿De qué estamos hablando? Pues simplemente (lo de “simple” es simbólicamente esencial para comprender esto) se trata de producir textos interpretando cada elemento: “Sol en Acuario “, “Casa I”, “Cuadratura de tal a tal…”, y compaginarlos (atiendan también a verbo com-paginar) adecuadamente. El Astrocalc disponía hasta 2010 en que Colin vendió la empresa de 4 rutinas de compaginación diferente a cual más imaginativa para crear una interpretación continua y que parezca hecha por un astrólogo que se ha tomado el tiempo en estudiar esa Carta Natal. Bien ese tiempo en realidad no excede en algunos nanosegundos en que la máquina reacciona a los datos introducidos e imprime el resultado cuya longitud puede variar según el precio, incluyendo las interpretaciones llamadas “gratuitas”.

lectura gratuita de carta natal

¿Por qué he ofrecido ese microapunte histórico? Por dos motivos, uno evidentemente advertir lo obvio, eso no es una interpretación astrológica, es puramente una compaginación de textos de libro. Y segundo, no tan obvio pero sí principal, que la interpretación astrológica es ni más ni menos que transcribir un gráfico astronómico, que es la Carta Natal, a la realidad de una persona. Y esa realidad tiene varios componente esenciales, herencia cultural, es decir en qué medio de condicionamientos socio-culturales se ha desarrollado su infancia, herencia genética, enfermedades hereditarias y contexto físico familiar, condicionamientos familiares, en qué contexto de interacciones difíciles se desarrolló la infancia de la persona, y un largo etcétera que durante la consulta personal exploramos y que nunca pulsar la tecla de una máquina logrará tener en cuenta simplemente porque la persona necesita ocultar.

Todo ello viene inspirado por las frecuentes preguntas que recibo durante o después de mis charlas de los sábados y que tienen la expresión de, por ejemplo: “¿Qué me puede decir de mi Saturno en Casa 5 en Aries, cuadrado a Júpiter en Casa VIII”?, que yo siempre contesto dando varias versiones de una misma respuesta: “Hay que estudiar toda la Carta porque pueden aparecer regencias que hagan modificar muchísimo una interpretación literal. Hace ya dos años que doy esas charlas los sábados que transformo en videos por mi canal Youtube, y siempre doy esa respuesta por lo menos cinco o seis veces en cada charla y las preguntas posteriores.

Por todo ello, y comprendiendo perfectamente que mucha gente no puede permitirse pagar una consulta en profundidad, quiero ofrecer una consulta sencilla, pero en vivo y en directo, para que las personas de den cuenta prácticamente de qué estoy hablando en este artículo. Si queréis acceder a ella podéis hacerlo participando desde mis perfiles de Instagram y Facebook