“El guerrero Ki comienza la lucha sin tener nada en la mente, ganar o perder, ya que eso no tiene importancia, frente al gran gozo de sentir, de percibir la armonía entre el cuerpo y el espíritu. Ganar o perder solo es la dirección del deseo, producto de la ambición, y eso no tiene relación con el ser. En otras palabras, el guerrero Ki no desea que el mundo sea bueno o malo, sino simplemente sentir como es, sea como sea. ”

Juan Trigo, en “Crisis económica 2010″