Algunas corrientes de pensamiento en astrología parecen discrepar incluso califican de inmoral que la astrología permita hacer predicciones. Pienso que se refieren a la predicción oracular como condicionamiento, y estoy de acuerdo en ese aspecto de predeterminación categórica, pero como cualquier ciencia, se compone de una serie de técnicas para medir y por tanto para predecir resultados. Y no solamente en el caso del servicio meteorológico o en especulaciones bursátiles, sino por ejemplo en ingeniería diseñamos una maquina o una reacción química, a la luz de un conjunto de conocimientos aplicados, al predecir qué funciones va a hacer y posibles fallos que puedan ocurrir. Diseñamos una fábrica para producir un número de piezas por día y vamos realimentando este cálculo con la experimentación diaria. En medicina recetamos un fármaco al predecir

qué resultados puede dar sobre la enfermedad. Predecir es una cualidad de la inteligencia humana, que nos distingue de cualquier otra especie viva. Si el desarrollo de la astrología en la antigüedad se basaba en desarrollar técnicas de predicción, ¿porque vamos a rechazarlas?

Otra cosa muy distinta es autoinvestirnos de semidioses demiurgos y condicionar a la gente con predeterminaciones catastrofistas. Demasiada historia pesa sobre la ciencia astrológica con predicción de grandes catástrofes que después, cuando no han ocurrido necesitan de un teatro muy sofisticado para justificarse, o como aquel famoso astrólogo que en la década de los 70 predijo por televisión la fecha de su propia muerte, que no ocurrió.

Cada cual es libre de hacer con su conocimiento lo que crea oportuno y al resto ir desarrollando crecientes dosis de espíritu crítico para no dejarse impresionar.