Al igual que cuando en una radio movemos el dial para sintonizar una emisora u otra según necesitemos escuchar música, las noticias, una entrevista, etc. En una Carta Natal, vamos de un punto a otro del círculo (analogía al dial de la radio) según necesitamos en este momento, para sintonizar con los contenidos de un grupo de aspectos que nos expliquen el porqué de algún aspecto de nuestra vida que en este momento se presenta a nuestra mente con especial intensidad.

En nuestro cotidiano asaltamos nuestra mente con preguntas acerca de lo que sorprende nuestros sentidos según que aparezcan acontecimientos que no esperábamos o porque el contrario es repiten con abrumadora insistencia, en busca de respuestas que logren alguna explicación.

Nada mejor que consultar ese mapa completo y complejo, que es la Cata Natal, empezando por el punto preciso que sintoniza con nuestra pregunta inicial, y de ahí vamos desplazándonos en un sentido o en otro para ir componiendo un cuadro de respuestas que tenga sentido y nos permita seguir avanzando en nuestro día a día.