Juan Trigo: Me encanta dejar mis relatos como una propuesta para que el lector estimule su propia creatividad y continúe o modifique el relato. A fin de cuentas nadie tiene la exclusiva de los relatos que fluyen en las memorias akásicas del universo. Solo somos testigos y capaces de percibir y sentir, nada más. Y a m i me gusta ser testigo de la lucha por la libertad en los demás.

Dejo un cuento inconcluso, “Abrigos de Sangre”, en su punto más culminante, e invito a un dialogo en el blog precisamente sobre qué continuaciones podrían darse:

ABRIGOS DE SANGRE