Pregunta: Gracias Juan!!! Comparto y me encanta su mirada de “hacernos cargo”. Desde el hemisferio sur quiero dejar una inquietud que tengo y es que nosotros iniciamos el año (Aries) en otoño, cuando las energías comienzan a ir hacia adentro, es introspectivo, mientras que en el Norte se comienza en primavera, es expansivo…..esto cómo lo analizamos desde la astrología? No he encontrado bibliografía al respecto. Gracias nuevamente!!! Abrazo a todos!

Mi respuesta: Buena pregunta. Efectivamente, si leéis el articulo de Demetrio Santos que publicamos en la revista de la Asociación Española de Astrología, el zodíaco fue creado en la prehistoria del hemisferio Norte en base a los períodos de caza y animales cazados por el hombre paleolítico, donde el equinoccio de marzo señala el despertar de la primavera, mientras que en el hemisferio sur nos vamos yendo a refugio porque llegan los rigores del invierno. Sin embargo, desde la turbulenta y demasiadas veces fraudulenta recuperación de los saberes astrológicos en el Siglo XX, ustedes han asumido los significados del zodíaco creado para el hemisferio Norte como propios, no siendo así. Esa pregunta podría tener el siguiente enunciado: ¿Cómo es que la interpretación astrológica les funciona, aunque viven ustedes el revés de la dirección sobra la que fue creado el zodíaco? No tengo otra respuesta que mi clásico argumento de rescate invocando al inconsciente colectivo formado y mantenido en base a constructos mentales desde la época de la prehistoria y desde luego de culturas europeas derivadas de lo grecolatino.

Reconozco que mi argumento constituye otro de tantos náufragos salvados en el último instante por el genial Carl Gustav Jung, en mi caso por su concepto del inconsciente colectivo. Concepto que obviamente tampoco podrá encajar en la ciencia oficial, como todo lo junguiano, freudiano, heinemanniano (la Homeopatía) o bachiano (las esencias florales) y tantos etc., mientras no aparezca otro Paracelso revolucionario y queme ese invento del Método Científico, que solo es útil en ciencia aplicada. Incluso se negó el Premio Nobel al gran Stephen Hawking porque no pudo demostrar por ese Método la veracidad de sus cálculos sobre los Agujeros negros. ¡Que mundo, el del inexpugnable bunker de la ciencia “oficial”.

Juan Trigo

Febrero 2020