La sabiduría fluye a través de mí como un rio. Yo solo soy un canal. Si pretendo retener el conocimiento y no compartirlo, quedarMe secretos, ocultar información y esas cosas, lo que estoy haciendo es bloquear el rio, y todos sabemos que el agua estancada se pudre. SI mantengo mis compuertas abiertas el rio fluye libremente y más sabiduría entra y sale de mÍ y de esa forma me enriquezco sin retener nada, dejando fluir.

La sabiduría es un ser vivo que se mueve, crece o mengua según el momento o época en la que sucede el acceso de un ser humano a ella, se manifiesta según el lugar y su condicionamiento cultural y la gente que accede a ella, si la petrifico en tratados que engorden bibliotecas, va perdiendo su energía vital, hasta convertirse en un vestigio arqueológico. La sabiduría más activa es aquella que fluye y se confunde con el instante.