Una de mis alumnas del curso de Progresiones y Tránsitos de 2016 me pregunta si puedo aplicar astrología a su negocio de bisutería porque ve claramente que ha de darle un nuevo rumbo. Se da cuenta que la gama de artículos que en su día se vendieron muy bien, ha quedado en cierto modo desfasada respecto de la moda actual. Ha estudiado el momento actual de su Cara Natal según aprendió hace dos años y ve que hay decisiones a tomar en el ámbito de su profesión, pero siente que necesita algo más y me dice que la decisión depende del mismo negocio en sí.

 

Efectivamente, su negocio de bisutería tuvo un momento de inicio, un nacimiento, y por tanto puede hacérsele coincidir con un momento del cielo. En otras palabras, el negocio de mi alumna tiene, como todas las empresas una Carta Natal, y por tanto lo que hay que hacer es interpretar sus elementos aplicados a lo que es un negocio, es decir, producto, capital social, inventario, balance, costos de publicidad, tesorería, etc.

 

Por tanto, aconsejé a mi alumna que aplicara las técnicas que vimos en el curso de predicción, pero aplicadas a la Carta Natal de una empresa. Personalmente me he movido desde hace 45 años en el mundo de la empresa industrial, y yo mismo tengo una empresa propia desde hace 20 años. El objetivo de todo negocio o empresa es en definitiva el mismo: escoger una gama de productos, prepararlos para ofrecerlos al mercado, disponer de un lugar de exposición para atender al público, un almacén, y llevar la contabilidad específica para ese negocio.

 

Tal como hacemos para ver que oportunidades y retos tenemos por delante durante este año, así lo aplicamos también para nuestro negocio o empresa. En el caso de mi alumna se trató de un renacimiento, es decir una modificación del objeto social y por tanto de los estatutos de la empresa, con una nueva acta de firma ante notario, y por tanto una nueva Cara Natal con la cual trabajar a partir de ese momento.

 

Es lo que se hace también en astrología mundial, levantar una nueva Carta natal después de un cambio sustancial de régimen en un país, por ejemplo, para España, no tenemos la misa Carta Natal de la época de la dictadura que la que calculamos en el momento en que el rey Juan Carlos I juró la constitución ante las nuevas Cortes Constituyentes. I de este modo con todos los países; Francia tiene Cartas Natales diferentes según sea el ápoca de la Monarquía de los Luises, la Primera República, la Restauración o la Segunda República. Como en el caso del negocio de mi alumna, el sentido común nos indica que, aunque se trate de Cartas Natales diferentes, hay que tener en cuenta que proceden de un mismo origen y seguramente, como ocurre en Cartas de padres a hijos, hay que buscar vínculos comunes para encontrar el hilo conductor.

 

Enero 2018