El revisor me despierta.

  • Caballero, hacemos una parada en esta estación para repostar. Puede bajar a estirar las piernas, pero esté atento al silbato que anunciará la continuación de nuestro camino. Como las anteriores, ésta es solo una estación de paso. No es para quedarse. Hable usted con la gente si quiere, pero no intime demasiado, porque este tampoco es su lugar.
  • ¿Y cuándo llegaremos a nuestro destino…?
  • No lo sabemos.

Juan Trigo

Marzo 2024