Estimados amigos,

Hoy me cabe el inmenso honor de comentar un post de mis amigos del alma Carmen Guerrero y Paco Bou, a quienes conocí en 2005 por su interés en compartir artículos mios y cuentos en aquella genial plataforma que se llamó Plano Creativo y que hoy ha seguido sus pasos ensanchándose y haciéndose a mi entender más sabia, Plano Sin Fin. Han publicado libros muy valiosos como Almanaque Sanador, Pareja Sin Fin, etc.

Abajo de estas lineas tenéis el articulo completo.

Compartiendo que Culpa y Vergüenza son dos caras de una misma moneda acuñada por troqueles puramente culturales y que no tienen nada que ver con la esencia del ser humano, en mi opinión la pareja Júpiter/Saturno, a los que yo he nombrado como “Poderes del mundo con los que hay que negociar”, puesto que su acción (a diferencia de los elementos que definen las facultades personales, Sol, Luna, Mercurio, Venus y Marte) basan su acción en marcos de referencia culturales. Por un lado Júpiter trata de enrolarnos en sus empresas de conquista doctrinal y mesiánica sobre aquellos que nunca he creído que quisieran ser conquistados (por más que digan las crónicas de la consista española en América) y lo hace proyectando en nuestras conciencias conceptos del Bien y del Mal, obviamente según sus propios criterios, basados exclusivamente en la dominación interesada de los pueblos. La consecuencia inmediata, y arma de doble filo, es provocar vergüenza al hincar el cuchillo en nuestra autoestima por no haber sido capaces de conseguimos estos objetivos.

La otra cara de la moneda, Saturno, con su eterna exigencia basada en algo tan absolutamente ilusorio pero mortífero como es alcanzar la perfección, impone a nuestra conciencia primigenia de seres libres la necesidad de someternos a la cultura del esfuerzo por el esfuerzo, obviamente a condición de no cuestionarnos si ese esfuerzo nos lleva a alguna parte o simplemente a la autodestrucción. La consecuencia inmediata es también provocar un efecto en nuestra autoestima, que no por parecer menos doloroso que la vergüenza resulta más eficaz: la culpa.  Y tiene una expresión popular muy conocida por todos que normalmente se oye así: “Es que no llegas, no llegas” o el consabido “Tengo que… tengo que…”

Tanto Júpiter como Saturno nos empujan a ese viaje a ninguna parte porque cae muy lejos de nuestra esencia original que, según los libros antiguos, tenia en su expresión más genuina la capacidad del ser humano de elegir, antesala de la búsqueda de la libertad. Y no se cual de esos rostros me preocupa más, si el de las innumerables falsas apariencias jupiterianas o la adustez malcarada de Saturno.

Juan Trigo

Febrero 2018

 

 

Entrada nueva en Plano Sin Fin

 

¿Qué tienen en común la culpa y la vergüenza?

por Carmen Guerrero

Discípulo-¿En qué se diferencia la vergüenza de la culpa, maestro? Siento como si cientos de ojos me juzgaran en cada momento.

Maestro-La culpa tiene que ver con el arrepentimiento por algo que hiciste, algún acto que atentó contra del código moral que adoptaste; mientras que la vergüenza, está en relación con la no aceptación de quien eres porque también va en contra de ese código moral que dicta lo que es bueno y lo que es malo, digno o indigno, valioso o deplorable.

D-Entonces, ¿la culpa y la vergüenza, esos ojos inquisidores que se convierten en voces críticas dentro de mí, tienen en común su cualidad de reacciones emocionales por no cumplir ese código aprobado por la comunidad en la que vivo?

M-De alguna manera esas emociones nos las dicta nuestro crítico interno para protegernos de lo que significaría salirse del clan, en última instancia, la supervivencia. El hombre desde sus orígenes es un animal social y no pertenecer a la “manada” podría significar la muerte.

D-Esa es una mirada positiva a las voces críticas de mi interior, cuando me remuerde la conciencia o me dan ataques de timidez.

M-Observa lo que pasa en tu interior como si contemplaras un paisaje. Dentro de ti, en la ecología de tu mundo interior, todo lo que sucede tiene un origen, un sentido, una razón de ser. Tu no eres el lago, ni el sol ni la montaña, eres quien observa todo eso. Tú no eres tu culpa, ni tu vergüenza, ni todos tus penosos pensamientos al respecto…

D-Soy quien observa todo eso.

Carmen Guerrero

 

—–

Más artículos sobre el “yo crítico”:

http://planosinfin.com/talla-usa-critico-test-medirlo/

http://planosinfin.com/ejercicio-visualizacion-creativa-yo-critico/

http://planosinfin.com/cinco-preguntas-critico-interno/

Carmen Guerrero | febrero 24, 2018 en 12:05 am | URL: https://wp.me/p3Y4FL-20C

Comentario    Ver todos los comentarios

 

¿Tienes problemas haciendo clic? Copia y pega esta URL en tu navegador:
http://planosinfin.com/culpa-y-verguenza/